Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

La violencia contra una mujer no le duele solo a ella, nos tiene que doler a todos por Marta Retamosa

Pero, ¿es verdad que la violencia contra las mujeres duele a toda la sociedad? La persistencia de la violencia de género todavía apunta a una respuesta negativa.
Marta Retamosa

Hace cuatro décadas, la poetisa afroamericana Ntozake Shange escribía: ”Cada tres minutos, una mujer es golpeada/Cada diez minutos, una muchacha es acosada/Cada  día aparecen en callejones,/en sus lechos,/en el rellano de la escalera, cuerpos de mujeres”.

Sus palabras se pueden aplicar hoy día.

La violencia de género no responde a un comportamiento aislado o perverso, propio de unos cuantos desalmados que actúan por maldad o que se les cruzan los cables en un momento de arrebato y se les va la mano golpeando brutalmente a las mujeres hasta asesinarlas. No, la violencia de género es cultural, es educacional, es el instrumento para mantener el poder y ejercerlo despóticamente sobre las personas que se considera como inferiores: las mujeres, las niñas y los niños.

Si bien es cierto que año tras año las estadísticas nos dicen que la violencia de género disminuye, este año la cifra de muertes por violencia de género es de 43 asesinatos. Las estadísticas son frías, nuestro objetivo debe ser  cero.
No debemos olvidar, no obstante, que la violencia de género no se cuantifica en el número de muertes, en nuestro país miles de mujeres son maltratadas física y psicológicamente por sus parejas hasta conseguir anular su voluntad como personas, hasta doblegarlas.
La lucha contra la violencia de género es un camino arduo, la ayuda a aquellas mujeres que han dado el paso de denunciar a su maltratador, con el pánico en el rostro, no puede disminuir. Los mecanismos para que las mujeres se alejen de su entorno dependen de las administraciones públicas y de las asociaciones. Es por ello que en épocas de crisis como la que estamos viviendo en este momento no podemos ceder ni un ápice en los recursos que se emplean, no podemos permitirnos un retroceso. Sin embargo, los programas dedicados a igualdad de oportunidades han sido reducidos prácticamente a la mitad. La caída de los presupuestos para la prevención integral contra la violencia de género ha sido de un 27% desde 2011. No podemos permitirlo
Nuestra lucha debe ser integral, la educación debe ser el vehículo para la eliminación de la violencia. Llevamos unos meses en los que se advierte que la violencia entre los más jóvenes aumenta, esto apunta a un fallo en la educación, en la concienciación, a una fractura en el sistema en la que todos los intentos se nos escapan entre los dedos.

El modelo educacional debe cambiar, debe centrarse en la igualdad, no solo entre mujeres y hombres, sencillamente en la igualdad.

Estamos viendo día a día como en declaraciones públicas se vuelven a difundir los roles ya caducos de comportamiento, de cómo ser una mujer completa, chistes machistas, que por supuesto no voy a reproducir, en los que se compara a las mujeres con las leyes. El Rol de la familia tradicional por encima de cualquier cosa, porque otras opciones “están mal”. La defensa del segregacionismo por género de los niños y niñas y el apoyo de la administración a estas declaraciones.

La disminución de los programas de ayuda, las declaraciones en pos a una diferencia de rol manifiesta, solo nos puede llevar a un aumento de la violencia.

Cuando un drama es tan feroz, tan persistente, es necesario revelarse, no podemos caer en el conformismo. Hemos de seguir luchando contra la cultura violenta.

La violencia contra una mujer no le duele solo a ella, nos tiene que doler a todos.

Marta Retamosa
 portavoz municipal del PSPV-PSOE de San Antonio de Benagéber
Tags: ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: