Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

La Escopeta Nacional 3.0 por Toni Roderic

La escopeta nacional es una película española de 1978 del director Luis García Berlanga, convertida en ácido retrato de la clase empresarial y política del tardofranquismo. Entre los años 1978 y 1982, Berlanga rueda la trilogía de la familia Leguineche. Primero fue La escopeta nacional, seguida de Patrimonio nacional, para terminar con Nacional III, películas que gozaron de las bendiciones de crítica y público. Berlanga se inspiró en las cacerías de Franco para realizar la película.
Esta semana los tardofranquistas del PP nos han revivido aquella época, aquella película y aquella manera de actuar de la casta política y empresarial más casposa. 40 años después, Berlanga se sorprendería de que los latifundios, los influyentes hombres de negocios, la caza como gran representación social y las presiones políticas, continúen en vigor.
Pese a que tenían la fecha límite de 2017 (cuando caducaba la prórroga de 10 años concedida por la normativa socialista de 2007), el PP introdujo el lunes una enmienda "in extremis" en el proyecto de la nueva ley que regirá el funcionamiento de los parques naturales para consolidar la caza (y otros aprovechamientos económicos, como la pesca y la explotación forestal masiva).
Estas actividades prohibidas expresamente podrán seguir realizándose gracias a una prórroga "sine die". Concretamente hasta que propietarios y administración firmen acuerdos voluntarios o bien la administración les compre, expropie o indemnice. Evidentemente, a los propietarios de los derechos no les interesará nunca firmar acuerdos voluntarios para tener que dejar de realizar ciertas actividades, y la administración siempre tendrá excusas para no expropiar o indemnizar.
El resultado es evidente: se mantendrán estas actividades de forma permanente y los parques nacionales irán sufriendo un constante deterioro de sus valores naturales, a la vez que los intereses particulares prevalecerán por encima de la conservación y su uso público. La enmienda del PP incumple todos los principios de interés general y relega la primacía de lo público y el interés por la conservación. No habrá ningún espacio en donde conservar el patrimonio natural sea el máximo fin, ni siquiera en el exiguo 0,7% de la superficie estatal que suponen los Parques Nacionales.
Pero, ¿por qué esta enmienda del PP? Claramente es una concesión a las presiones de algunos grandes empresarios con fincas cinegéticas en el Parque Nacional de Cabañeros y con fuertes vínculos con el PP.
Veamos algunos de los beneficiados… El naviero Alejandro Aznar -descendiente de la legendaria naviera vasca Sota y Aznar y presidente, entre otras empresas, de las Bodegas Marqués de Riscal y Remolcadores Ibaizabal-, marido de Mónica Oriol (la que no quería contratar mujeres embarazadas, aunque ella tiene cinco hijos y no ha dejado de recibir sus ingresos y prebendas nunca) que es la presidenta del Círculo de Empresarios, bisnieta de José Luis de Oriol y Urigüen -vizcaíno patriarca de la familia, segundo marqués de Casa Oriol, gran empresario eléctrico cofundador de Hidrola-, nieta de José María de Oriol y Urquijo -tercer marqués de Casa Oriol, marido de María de Gracia Ybarra Lasso de la Vega, miembro del poderoso clan industrial Ybarra-, sobrina nieta de Antonio María de Oriol y Urquijo -exministro de Franco-, hija de Miguel de Oriol e Ybarra -eminente arquitecto cuya obra más importante es la Torre Europa (situada en el madrileño Paseo de la Castellana)- y de María del Carmen de Icaza y Zabálburu -emparentada con Sonsoles de Icaza y León, marquesa de Llanzol y madre de la célebre musa de la transición, Carmen Díez de Rivera e Icaza, nacida de una relación extramatrimonial con Ramón Serrano Suñer, cuñado y ministro de Franco.
También, encontramos, entre otros, a Alberto Alcocer y Alberto Cortina…
Pretenden lograr que, pese a ser la caza una actividad incompatible con los parques nacionales, ellos puedan seguir practicándola en sus grandes fincas, organizando monterías a las que invitar a empresarios, banqueros, personas de la nobleza y políticos.
Como paradigma de esta secta execrable, repelente y tétrica, recordar las fotos del atroz Blesa con los animales abatidos o las cacerías del Borbón.
En fin, como retrataba Berlanga, lo peor del mundillo empresarial franquista, la camarilla de la oligarquía casposa, que no sólo no quiere perder ni un ápice de sus prebendas de clan sino que continúan yendo a saco contra el medio ambiente y contra el interés general.

*Toni Roderic, Área de Presidencia de Los Verdes.
* Crónica agradece al autor que comparta su opinión con nuestros lectores


Tags: , ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: