Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

El 'clasismo hipster' de Podemos por Antonio Maestre

MADRID // En el año 1914, Robert Tressell comenzó su libro Los filántropos en harapos narrando una escena de trabajo en una vivienda de Mugsborough donde se realizaban unas reformas. Los trabajadores se reúnen en la cocina para tomar el almuerzo del descanso y comienzan a departir sobre cuestiones veniales que acaban derivando en la situación política que vivían, en sus condiciones de trabajo. Los obreros echaban la culpa a los extranjeros de la situación de pobreza que vivían algunos de sus compatriotas y de su situación laboral. Uno de ellos, uno formado, leía un periódico en silencio hasta que entró en la conversación para menospreciar la incultura de sus compañeros de trabajo. El desprecio del obrero más leído se cortó de raíz cuando entró el patrón y todos apresuradamente volvieron a trabajar con la cabeza agachada entre los gritos de su jefe. Todos iguales otra vez. Sin obreros sin formación despreciando a los extranjeros, ni obreros intelectuales despreciando a sus compañeros. Sólo clase obrera con la cabeza agachada con sus manos en el tajo.
La semana pasada Pablo Iglesias entrevistó al Nega, cantante de Chikos del Maíz. En una pregunta, Iglesias cuestiona al Nega sobre sus orígenes y las cualidades de la clase obrera, y afirma que no se convirtió en hipster y que, a pesar de trabajar de soldador, no dejaba de leer. La respuesta del rapero se basa en realizar una descripción insultante y despreciativa de la clase obrera. El líder de Podemos asiente y ríe los comentarios despectivos del rapero.
“Me hace mucha gracia la gente que mitifica a la clase obrera. Pero tío, ¿qué estás diciendo? No tienes ni idea de lo que es la clase obrera. El otro día lo comentamos en una entrevista con Jorge Moruno, lo de esa gente que mitifica la clase obrera, la clase obrera irá al paraíso. No, la clase obrera es machista, es racista, es xenófoba”.
La entrevista en la que se tocan todos los clichés del clasismo de izquierdas, incluido el fútbol, recordó a aquella declaración polémica de Pablo Iglesias en las que acusaba a un grupo que intentó robar una mesa de mezclas en El Laboratorio de ser “lúmpenes, gentuza de clase social más baja que la nuestra”. Aquella frase sirvió para que el líder de Podemos se disculpara de su comentario clasista de una forma peculiar afirmando que no fue capaz de hacer ver, como Buñuel en Viridiana, que la pobreza no siempre está unida a unos altos valores humanos.
El clasismo no es más que un modo de elitismo, de sentirse superior a una determinada clase social. Ese sentimiento de superioridad, del que en algún momento de nuestra vida nadie podemos escapar, está muy presente en los actores principales de Podemos y sus iconos culturales y de representación. Ese clasismo en la izquierda tiene connotaciones intelectuales, se es superior porque leen mucho, porque leen a Gramsci, a Negri, porque ven cine de autor, porque se tienen que leer El capital para que la clase obrera tenga una mejor posición, y por eso hay que tutelar a esos obreros de mono azul que no son capaces de ver lo que es mejor para ellos. Ese clasismo hipster se encuentra en las cúpulas de Podemos y harían bien en darse cuenta de ello para modificar este comportamiento.
Dice Victor Lenore, en una entrevista en Diagonal, que los hipsters tienen la “sensación de pertenecer a una élite cultural por encima de las masas, el gran público, al que consideran vulgar”. Para Victor Lenore la cultura hipster es una escena cultural mitómana, clasista y narcisista que es incompatible con formas sociales e igualitarias. “Ya que no cobramos mucho más que los obreros al menos queremos distancias estéticas”, defiende Lenore. Y para marcar diferencias estéticas y culturales hay temas que siempre funcionan. En la entrevista de Pablo Iglesias a Nega otra de las menciones despreciativas de las culturas populares de masa es al fútbol, el opio del pueblo. No hay mejor ocasión para marcar distancias con la clase obrera que un gran evento de fútbol: “¿Sabéis lo que estaba haciendo yo mientras miles de catalanes, vascos y españoles vibraban con la final de Copa? Estaba en el Círculo de Bellas Artes con una compañía inmejorable asistiendo a una representación de un drama de Chéjov sobre el deterioro de la vida. Y es que para ser un aristócrata no hace falta tener sangre azul ni dirigir un sindicato”.
Pablo Iglesias no perdió la ocasión de marcar distancias estéticas con la masa que veía el fútbol para enseñarnos que pertenece a una élite cultural que disfruta de Chéjov, un aristócrata intelectual que pertenecería a un supuesto gobierno de los mejores. Que es la definición exacta de aristocracia.
El gobierno de los mejores
“Vamos a hacer el gobierno de los mejores”, dijo Pablo Iglesias en una entrevista, no de gente preparada, de gente con valores, sino de los mejores. De las élites. A pesar de que Podemos se ha dotado de las herramientas de masas (televisión) para conseguir su mensaje de mayorías y establecer un discurso comprensible para todos los estratos sociales, los instrumentos para participar de ese relato se reservan a una élite alfabetizada digitalmente (la brecha digital es otro modo de desigualdad). Se ha optado por la propaganda frente a la pedagogía y las cúpulas del partido son personas con una amplia formación universitaria que no se han rodeado de individuos de la clase obrera fabril o manufacturera o trabajadores sin cualificación académica.
De los 62 miembros del consejo ciudadano de Podemos, todos tienen formación universitaria y no hay un sólo representante de la clase obrera tradicional. La política no tiene que ser un espacio reservado a las élites, ya sean económicas, de sangre, o académicas, y en Podemos se corre el peligro por hechos, actuaciones y declaraciones de conformar un partido de las élites universitarias en las que se desprecia de manera sistemática las capacidades de la clase obrera, de la gente sin cuantificación, de la “masa”, de mi padre y mis vecinos. Porque la clase obrera puede que ya no esté representada en su mayoría por mineros ni trabajadores de astilleros, y sí por teleoperadores y enfermeras, por camareros y barrenderas.
Pero además de cambiarles el nombre por los de abajo hay que dejar de menospreciarlos porque siguen siendo clase obrera. Porque también son aquellas personas que no han tenido la posibilidad de formarse y se han dedicado durante años a trabajar de sol a sol para que nosotros, sus hijos, sí podamos tener unos estudios que nos permitan mejorar nuestras condiciones de vida. Sí, los pobres de las mesa de Viridiana no tenían buenas formas y quizás fueran machistas, racistas y xenófobos. Y sí: menospreciarlos sin considerar las circunstancias del entorno en los que el azar los hizo vivir y ha llevado a esa situación es clasista. Clasismo hipster o elitismo cultural y político. Pero clasismo.
* Antonio Mestre, periodista, escribe este artículo en LaMarea.
* Crónica selecciona este artículo por su/nuestra licencia Creative Commons


Tags: , ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: