Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

En el asteroide del nuevo principito, se está muriendo la rosa de la democracia por Joan Francesc Peris

En el asteroide del nuevo principito, se está muriendo la rosa de la democracia. La actual situación del sistema político de nuestro asteroide IB-ERI-CO2014, es hoy más que preocupante y cada vez se aleja de los principios fundamentales de la democracia universal surgida de las revoluciones liberales contra el Antiguo Régimen y las monarquías absolutas, último baluarte del caduco y brutal sistema feudal. 
El rey absoluto, con la única justificación del derecho divino que teorizaba que Dios había elegido a una familia y toda su descendencia genética para gobernar a su libre albedrío una nación hasta el fin de los tiempos, concentraba todo el poder. El monarca gobernaba, hacía las leyes e impartía justicia, mejor dicho injusticia sin otras dificultades que las que podían plantearle la nobleza, que compartía el modelo. El Duque, Conde o Marqués legaba su título y los privilegios que suponía el título a su descendencia genética y en su territorio, señorío o feudo gobernaba, legislaba e impartía injusticia sobre sus vasallos. La degradación de este sistema político y económico que se arrastraba desde la Edad Media llevaba aparejado el freno al desarrollo económico, del comercio y de la industria, que pretendía una nueva clase social surgida de los negocios artesanales y comerciales, la burguesía, sobre todo a partir de la expansión de los países europeos hacia las colonias ultramarinas en Asia, África y América. La primera revolución burguesa triunfante, la inglesa, con una primera fase dirigida por el puritano Cromwell que derrota y decapita a Carlos I de Inglaterra, empieza a plasmar un nuevo modelo político que se basa en la separación de poderes. Se acaba el absolutismo y aparece un poder legislativo al margen del ejecutivo y unos tribunales que empiezan a ser independientes del gobierno, del rey. La burguesía ascendente tiene en Locke y Montesquieu, después, los pensadores que dan cuerpo teórico a esa separación de poderes que desde entonces se considera fundamental para poder hablar de un sistema político democrático. Eso que ha funcionado desde entonces y que está plasmado en todas las constituciones democráticas es lo que cada vez está más diluido y en nuestro asteroide, con la actuación de los actuales gobernantes, está a punto de desaparecer. Corremos un peligro real de encontrarnos en una democracia meramente formal y carente de contenido real. No hay separación de poderes si quien gobierna utiliza su poder de inversión y adjudicación de contratos y concesiones estatales a empresas para obtener financiación ilegal que se utiliza para asegurarse una mayor capacidad de comunicación y propaganda electoral que el resto de partidos que se presentan a las elecciones. No se estaría partiendo con las mismas condiciones en el momento de la campaña electoral. Así el Ejecutivo, de manera fraudulenta, estaría garantizándose el poder legislativo futuro. El que gobierna se asegura también el poder legislativo para seguir gobernando. Pero, además, como ha obtenido el poder legislativo, utiliza ese poder para aprobar una serie de leyes que también le dan el poder sobre los tribunales. Se garantiza el poder de la comunicación nombrando los dirigentes de los medios estatales de TV y radio, con lo que siguen manipulando a su antojo la opinión pública y así seguir ganando las elecciones. Los altos poderes de la justicia también son elegidos de una manera conveniente para tener mayoría en sus órganos y así, las posibles vulneraciones de los principios constitucionales de sus leyes o decretos ministeriales o las grandes causas judiciales contarán con la complaciente mirada de aquellos miembros que por cercanía ideológica han elegido desde un parlamento que han ganado con trampas. Así se cerraría el círculo y se podría certificar que la democracia está a punto de fenecer. Porque no hay democracia real si el sistema electoral no garantiza la igualdad de oportunidades de todas las candidaturas y en España eso no existe pues la actual legislación otorga más espacios electorales a aquellos que ganaron las anteriores elecciones. Es como si en una final de los juegos olímpicos, el campeón de las olimpiadas anteriores en la carrera de 100 metros, o de 3000 obstáculos, saliera mucho más adelante que el resto de corredores. A eso, que hoy es ley en nuestro asteroide, si le añadimos que algunos cuentan con una financiación obtenida de manera fraudulenta desde sus cargos gubernamentales, sólo lo podemos definir como un sistema electoral no democrático que no garantiza la igualdad de oportunidades a todos los contendientes en los comicios. Así el que está en el ejecutivo tiene más fácil perpetuarse en el poder. Cuando algún miembro del poder judicial se atreve a ejercer su independencia en casos relacionados con los círculos de este poder cada vez más absoluto, ya se encargarán las mayorías cercanas a este nuevo absolutismo, aparentemente democrático y realmente dictatorial, de impedirle por cualquier método el avance en sus investigaciones judiciales. Se le puede remover, cesar, suspender o, incluso, apartarlo definitivamente de la judicatura. Eso pasa hoy en el asteroide del nuevo principito que empieza a ser una caricatura de una democracia europea. Si una posible y deseable nueva mayoría electoral en las próximas elecciones no se plantea sin miedo, ni cobardías, la total reforma del sistema electoral, de la elección de la dirección de los medios de comunicación estatales, de la elección de los miembros de los altos órganos del poder judicial y la total transparencia y control del uso de los dineros públicos y las normas de contratación del Estado, en el asteroide habrá muerto la rosa de la democracia y habrá un principito que reina, pero no gobierna, y un nuevo monarca absoluto que será el Presidente del gobierno.

Joan Francesc Peris, Portavoz y responsable del Área de Comunicación y Estrategias de Los Verdes.
* Crónica agradece al autor que comparta sus opiniones con nuestros lectores 
 
 
Tags: ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: