Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

Podemos y las centrales nucleares por Toni Roderic

Cuando Iñaki López le preguntaba a Pablo Echenique, en La Sexta Noche, este fin de semana, la postura de Podemos sobre el cierre de las centrales nucleares, se nos cayeron los palos del sombrajo y nos quedamos a cuadros todos aquellos que tenemos una mínima conciencia ecológica al escuchar la respuesta que dio el diputado europeo: “Hay que escuchar a los técnicos y después preguntar a la gente”, cómo si éste fuera un tema de política económica o social que puede decidirse en un sentido o en otro -o en otro más- ajustando unos parámetros u otros. Y añadió que “ya veremos lo que hacemos con las centrales nucleares” en un ejercicio más de la indefinición que Podemos tiene ante cualquier cuestión concreta que se le plantea.

En 1896, Becquerel descubre la radioactividad del uranio. Era difícil entonces, imaginar los efectos que tendría la radioactividad en el futuro. Nadie podía imaginar que, cincuenta años después, explotarían las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki.

La aplicación energética del descubrimiento de Becquerel tiene los primeros desastres nucleares en 1957 en Kyshtym y Windscale Pile. Echenique nace en 1978 y, al año siguiente, ocurre el desastre nuclear en Three Mile Island.
En 1986, cuando Chernóbil acabó con el mito nuclear, Echenique tenía 8 años: suponemos que era difícil entender, a esa edad, los efectos de la radioactividad.
En 2011, siendo Pablo Echenique ya científico titular del CSIC en el Instituto de Química Física Rocasolano, se produce el desastre nuclear en Fukushima…
Y por fin este año, 2014, Pablo Iglesias alaba el gobierno de Evo Morales que inicia su plan nuclear en Bolivia.
Ayer, Echenique, científico del CSIC, no supo decir cuál es la posición sobre energía nuclear de Podemos. Algo así como que primero escucharemos a los técnicos -y claro depende de qué técnicos-, luego a la gente, y después lo trataremos en los círculos para acabar viendo que decide Pablo Iglesias.

En fin, después de las luchas de tanta gente –incluido el padre de Errejón- en contra de la energía nuclear, de la constatación de tanto desastre, del posicionamiento de países como Alemania en contra, nos encontramos con la indefinición de Podemos retrocediendo en el tiempo. Y sin saber qué decidirán. Tendrían que contestar a las preguntas que nos hacemos: ¿Por qué correr riesgos innecesarios, incluidos los de terrorismo internacional? ¿Qué haremos con los residuos (el Plutonio-239 tiene 24.000 años de vida media)? Lo cual nos lleva a lo carísimo que es “guardar” residuos nucleares durante miles de años: estamos usando energía, hoy, y hasta nuestros tataranietos tendrán que pagar la factura… ¿Por qué favorecemos a las grandes empresas energéticas en vez de promocionar las energías limpias que pueden gestionarse individualmente y sin depender del mercado?

Mentiría si dijera que me esperaba tamaño desatino. Posiblemente, tendremos que pensar que los mirlos blancos no existen a menos que los pinten los de siempre para machacar a los de siempre también.

Toni Roderic, Àrea de Presidencia de Los Verdes.
* Crónica agradece al autor que comparta sus opiniones con  nuestros lectores

Tags: , ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: