Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

Una interessada intenció política on arriben a confluir tant la dreta com l'esquerra espanyola i la interpretació de Juan Carlos Monedero, per Al Genet

Em pareix que haver de suportar dia si i l'altre també com, des de qualsevol mitjà de comunicació, es malbarata el temps i el paper en parlar del mal anomenat cas Monedero i de Podemos, és com a mínim d'un cinisme impressionant per dir-ho d'una manera delicada. Que aquests mitjans de comunicació es dediquen a rastrejar com gossos de presa fins i tot, la marca dels calçotets o la mida de sabata que calcen els membres d'aquesta formació política, fa pensar en un sentiment d'inseguretat democràtica que d'alguna mena tenen arrelada els escrivents que els ataquen o en alguna cosa pitjor, difícil de tragar.

No està en mi, fer creure a ningú que estic defensant una opció que podria ser la meua, no, l'opció de Podem no és precisament allò que desitjaria per al País Valencià que somnie, però no per això puc callar quan veig amb quina animositat s'empren les diferents i molt distants ideologies que s'agiten per la vella pell del toro. Si s'anomena a Podem, la maquinaria mediàtica d'investigació periodística com si de Sherlock Holmes, el tinent Colombo i Allan Pinkerton junts es tractaren, s'afanyen per cercar qualsevol empremta que els puga condemnar sense pal·liatius a la foguera d'un nou Tribunal de la Inquisició.

Cal veure a periodistes de reconegut crèdit, entusiasmats en treure melindrosos indicis de no se sap que assumptes en què s'han vist implicats alguns ciutadans que pertanyen a Podem però que, cal aclarir, no tenen cap càrrec públic, i rapidament tapar-se el nas per no notar-hi l'olor a pudent que fa el tema. En alguns moments tres cadenes de TV privades, a més de la pública, han estat parlant a la vegada del perillós assumpte que significa per a l'Estat, el cas Monedero. És fastigosament hipòcrita escandalitzar-se d'aquest cas quan tots ells han callat, amagat o disculpat la corrupció dels seus.

Ara bé! Si d'escandalitzar-se es tracta, és més escandalós veure als diferents partits d'àmbit nacional, eixir en tromba per veure qui diu la burrada més grossa. Sembla esperpèntic que la Sra. Saenz de Santamaria aprofite un Consell de Ministres per a fer declaracions contra Monedero i no parle d'allò més important com són els nombrosos problemes que ens estan afectant a tots els espanyols, segurament la quantitat de casos de corrupció en què estan implicats tantíssims càrrecs del seu partit, no mereix cap paraula. Pot ser que els Populars han trobat un filó en eixos milers d'euros per a fer oblidar la gravíssima immoralitat que són els milers de milions que desapareixen i no saben com justificar.

Caldria parlar també de la farisaica presa de posició adoptada pels sindicats i partits de l'esquerra, però això és tema per a un llarg i confús article que pot posar a prova els meus pensaments més ferms. Només vull deixar constància que si la dreta ens ha pres per babaus, l'esquerra o certa esquerra deu creure que com tots som amiguets, es pot fer taula rasa dels seus pecats. Causa tristesa veure com la democràcia, eixa democràcia que tants anys ens ha costat aconseguir s'ha convertit per alguns en un negoci, el seu negoci.

Adjunte tot seguit, a aquest l'article, una carta arribada a les meues mans mentre escrivia, on Juan Carlos Monedero es defèn donant la seua explicació. Ell com qualsevol altre ciutadà espanyol ha hagut de presentar una declaració complementaria per una suposada irregularitat fiscal comesa i per tant liquida allò que ha fet mal, ¿quan veurem que els altres rectifiquen el que "diríem" han fet mal i tornen els milions desapareguts? El Director de l'Agencia Tributaria en declaracions a la Sexta ha dit "Monedero no ha hecho demasiado uso de un victimismo. Monedero lo que si ha sido, es victima de un brutal acoso" I ho diu Hisenda.


Saludos a todas las amigas y amigos de Podemos, a toda la gente que confía en el cambio en España.

Ha sido un mes muy intenso que todos y todas habéis vivido y sufrido con nosotros y en especial conmigo. Me decía un abuelo que ha peleado mucho durante toda su vida que no recuerda durante toda la transición tantas ganas de acabar con una formación política. El régimen ha creído que podía acabar con Podemos intentando acabar con mi persona y ha dirigido todas sus baterías contra mí. Pero en verdad yo no soy tan importante. La fuerza de sus ataques habla de vuestra fuerza y el miedo que les habéis creado.

Tengo que daros las gracias a todos los que habéis confiado y también muchas disculpas a los que os han faltado argumentos durante este mes. Ha sido demasiado tiempo.

En Podemos no somos profesionales de la política y yo también, en algún momento, me he quedado sin palabras ante la intensidad de las mentiras y la virulencia de los ataques. He necesitado tiempo para preguntarme qué había cambiado en mi vida en apenas un año para que de pronto una persona sin ningún cargo público, alguien que no es diputado, senador, alcalde o Ministro, que tampoco se ha propuesto para ningún cargo en las elecciones, se puede convertir en el centro de la información de todo un país.

He tenido que entender que todo esto no era nada conmigo. Yo no soy tan importante. Los ataques contra mí eran ataques contra algo que ha puesto muy nerviosos a los poderosos de nuestro país. Y lo único que ha cambiado políticamente en mi vida en el último año se llama Podemos.

La única salida de los partidos del régimen es intentar colocar un discurso: todos somos iguales. Pero es mentira. Ojalá se persigan los delitos verdaderos en España, ojalá se persigan la corrupción como han demostrado ser capaces de perseguir a los opositores.

Parece cada vez más claro que el partido de gobierno pone las instituciones a trabajar en su beneficio. El Ministro Montoro amenaza a un ciudadano, y la Vicepresidenta del Gobierno, la que no hablaba de personas concretas , hasta dos veces se ocupa de mi persona en la rueda de prensa después del Consejo de Ministros. 

De alguien que no es nadie. Sólo, según ellos, una amenaza para los privilegios que han conseguido a costa de los derechos de la mayoría.

Un diario importante saca en primera página que había falseado mi currículum y cuando todo lo que ahí decían se demuestra que es mentira, no sacan el desmentido ni piden disculpas. Después de decir en primera página que un profesor de universidad había falseado su currículum.

Otro diario importante dice que me han ingresado cifras enormes de dinero, pero no dicen ni dónde ni cuándo ni en qué cuenta. Pero es primera página.

O dicen que no he pagado impuestos cuando he abierto una empresa en España y he declarado impuestos apenas unas semanas después, dejando claro que aquí no hay ocultación de ningún tipo.

No les importa que ganemos dinero. Eso no es ningún problema. Lo que les preocupa es en qué nos lo gastamos. Y en mi caso, el dinero que he ganado a través de mi empresa me lo he gastado en un proyecto de comunicación. No en un jaguar ni en un palacio en Pedralbes. La Tuerka es un proyecto que emitía un día a la semana en un garaje de Vallecas y que hemos sido capaces de emitirlo todos los días y que un equipo de gente joven que daba lo mejor de sí de manera voluntaria puede ahora enfrentar su proyecto de manera digna. Y eso a los poderosos no les gusta, no pueden soportarlo.

Han seguido mintiendo. He repetido que la fiscalidad de mi empresa es correcta, legal y legítima. Pero daba lo mismo. Necesitan decir que somos iguales que ellos.

Mi declaración voluntaria complementaria no tiene detrás que antes hiciera nada ilegal, sino hacer la declaración que evitara cualquier discusión con hacienda evitando la confrontación con un Ministro, que también debiera ser el mío, pero que se comporta como una persona al servicio de la casta.

Han querido ganar en los medios de comunicación lo que no son capaces de ganar en las urnas.

Me han acusado de cualquier barbaridad con un solo fin: que me vaya ¿qué me vaya de dónde? No soy Ministro, alcalde, diputado ni candidato a nada. Mi única tarea es coordinar el programa de Podemos. Si de lo que se trata es de que deje de ser Juan Carlos Monedero, me temo que en eso no voy a poder satisfacerles.

Algunos pretenden igualmente que renuncie a mi relación con América Latina. Es un error. La principal ventaja que tiene España respecto del resto de Europa es que tenemos un continente que habla nuestra lengua y forma parte de nuestra historia. Renunciar a ello es condenarnos a ser la esquina de Europa. Es un continente hermano, en toda su pluralidad y contradicciones, y así, como un continente hermano lo siento.

He cometido errores. Claro. Somos humanos. Pero no de los que nos acusan. El principal error es no haberos dado explicaciones antes. He tenido que esperar a tener todos los papeles que prometí enseñar. Y también que recuperar papeles de hace 20 años, porque me han acusado de cosas que supuestamente hice o no hice hace 20 años. He tenido que terminar el curso, corregir exámenes y demás tareas de mi trabajo. Y entender qué estaba ocurriendo porque no me reconocía en ninguna de las portadas y de las informaciones sobre una persona que me parecía ajena a quien yo soy.

No soy ni quiero ser un profesional de la política. Aún menos de la vieja política donde el éxito se mide por tu capacidad de acuchillar a cualquier adversario. He aprendido algo con mucha fuerza este mes: ni portadas ni gobiernos mafiosos ni el miedo del régimen van a amordazarme. Sé que viene un año muy duro para todos los que queremos cambiar las cosas. Con tantas amenazas no podemos permitirnos el lujo de cometer ningún error. 

Por eso os pido una vez más disculpas por no haber sido capaz de poder responder antes ante vosotras y vosotros.

La marcha del cambio del 31 de enero me ha enseñado muchas cosas importantes: nos habéis demostrado que sabéis que los ataques no son a nosotros, sino a todos; golpean en nuestro rostro, pero van dirigidos a toda la gente que quiere cambiar. Pueden intentar asustarnos a nosotros, pero no pueden asustar a todo un pueblo.

El cambio ya ha empezado. Y todas y todos hacemos mucha falta.

Nos vemos en las calles.



Juan Carlos Monedero
Secretario de Programa y Proceso Constituyente


* Crònica agraeix a l'autor la seua incorporació a la nostra secció d'opinió de Camp de Túria  

Tags: , , ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: