Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

La Hora del Planeta es vital para la especie humana artículo de Joan Francesc Peris

Tal vez, una de la deficiencias que hemos venido arrastrando el movimiento político ecologista, al menos en España, haya sido no explicar suficientemente en nuestros mensajes que nuestra acción permanente en defensa del medio, nuestro trabajo denodado contra las distintas contaminaciones a favor de un aire limpio y puro se basaban en la convicción, confirmada por los estudios científicos, del grave peligro que corre la humanidad y todas las especies vivas con las alteraciones que sufre el Planeta.

Ha parecido para mucha gente que de lo que nos preocupábamos era del Planeta, de los animales, de las plantas y no tanto de las personas. Es verdad que en la pérdida del sentido de especie animal que ha sufrido la especie humana desde que alcanzó el estadio cultural de civilización y las explicaciones mítico-religiosas de su origen, separándole de la evolución natural, pueda estar también esa sensación que ha tenido mucha gente de que, cuando hablamos de la necesidad de preservar la naturaleza, crean que no estamos pensando en sus problemas, ni tan siquiera en sus vidas. Y no es verdad.

Debemos insistir en nuestros mensajes, en nuestras acciones, en nuestros programas que la actuación de Los Verdes está fundamentalmente preocupada por la supervivencia con dignidad de la humanidad.

El Planeta Tierra tiene miles de millones de años de existencia, mientras nuestra especie apenas cuenta con cien mil años de vida… y la Tierra podrá existir muchos millones más sin humanidad.
No, nuestra acción antrópica contaminadora de la atmósfera, la tierra y los mares, nuestras armas y centrales nucleares, nuestro derroche en el consumo energético, nuestra utilización irracional del carbón y del petróleo, realmente, no están poniendo en peligro el Planeta en si, que gira y girará alrededor del Sol, sino a las actuales especies vivas que están adaptadas a un determinado ambiente.
Somos los actuales seres vivos los que cada día enfermamos y morimos por cánceres, dolencias pulmonares, cardiovasculares, leucemias o sufrimos modificaciones genéticas provocadas por las radiaciones. Los dinosaurios habitaron el Planeta en el Jurásico y por un cambio climático brusco desaparecieron casi todos ellos y el Planeta siguió su camino en el Universo.
 
Por eso, La Hora del Planeta que vuelve a convocar WWW España para que el día 28 de marzo, entre las 20:30 y las 21:30, apaguemos las luces de nuestras viviendas y ciudades es vital para la especie humana.

La Hora del Planeta empieza a estar adelantada para nosotros, que no hemos sabido acompasar el pretendido progreso con el mantenimiento de las condiciones climáticas de la Tierra. Hemos alterado profundamente la composición del aire y con ello hemos forzado un cambio en el clima de graves consecuencias.

El Planeta ya está en la hora 25 y, aún, mucha gente no es consciente de qué va a pasar en esa nueva hora adelantada por nuestra sinrazón. El aumento del nivel del mar ya se hizo patente el pasado invierno con las gigantescas olas que destrozaron muchos de los paseos marítimos en las orillas del Cantábrico. Son muchas las especies que están llegando a latitudes donde nunca habían habitado. Muy pronto, el Ártico será navegable en verano. La regresión de las playas es una evidencia incontestable. El aumento de las sequías provoca hambrunas de millones de personas.

Todo eso y muchas más cosas alteran nuestras vidas, las ponen en peligro, nos predicen un futuro incierto y preocupante y anuncian una catástrofe colectiva para nuestra especie si no somos capaces de cambiar, urgentemente, el actual modo de vida del conjunto de la humanidad. Si no lo hacemos, si los gobiernos y las instituciones internacionales no son capaces de alcanzar un gran pacto mundial a favor de la supervivencia de la humanidad por una atmósfera limpia, como no lo han sido hasta ahora a pesar de tantas cumbres en las que han vencido los intereses de las grandes multinacionales energéticas y alimentarias por encima de los intereses de las personas, La Hora del Planeta seguirá cambiando aceleradamente y nosotros, la humanidad y todas las especies naturales, lo sufriremos duramente, dramáticamente, mientras el Planeta gira.

Apaguemos las luces el 28 de marzo y ahorremos energía todo el año. No es por el Planeta, es por todos nosotros y para que tengan futuro las próximas generaciones de la especie, de todas las especies de la Tierra.


Joan Francesc Peris, Portavoz y responsable del Área de Comunicación y Estrategias de Los Verdes.
* Crónica agradece al autor que comparta sus opiniones con nuestros lectores
Tags: ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: