Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

Los inversores pagan por tener deuda pública española ¿cierto? por Eduardo Garzón y Carlos Martinez

“Por primera vez en la historia de España los inversores pagan por tener deuda pública española”. Estas palabras fueron pronunciadas por el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, el pasado martes 7 de abril en referencia a la última subasta del Tesoro español. Se trata de una afirmación que, aunque inequívocamente cierta, es muy susceptible de recibir una lectura errónea si el lector no comprende bien cómo funciona el mercado de deuda pública. No parece ser casualidad que esta posible mala lectura deje en muy buen lugar la gestión del gobierno. Para evitar malentendidos profundizaremos en el asunto.

Los títulos de deuda pública a seis meses emitidos en la última subasta ofrecieron un tipo medio del -0,02%. Esto quiere decir, por ejemplo, que un banco cualquiera le presta al Estado 1.000 euros y éste se compromete a devolverle 999,8 euros una vez transcurran seis meses. Es decir, en este caso concreto el banco estaría pagando 20 céntimos (0,02% de 1000 euros) al Estado por haber comprado un título de deuda pública. Esto no es lo que uno esperaría de agentes económicos que utilizan el dinero que controlan para rentabilizarlo en inversiones financieras y aumentar su cuantía con el paso del tiempo, ya que en este caso estarían perdiendo dinero en vez de ganándolo. ¿Por qué lo hacen entonces?

Por dos motivos fundamentales:

Estos operadores financieros (que son fundamentalmente bancos) tienen ingentes cantidades de dinero líquido gracias a las constantes e importantes inyecciones de liquidez por parte del Banco Central Europeo (BCE). Puesto que dejarlo inactivo en la cuenta del BCE tiene un coste del -0,2%, cualquier otra inversión que tenga un coste inferior será preferible a dejar el dinero inmóvil. Y una de estas inversiones ha sido la deuda pública española a seis meses, ya que en la subasta pasada el coste medio fue del -0,02% (inferior al -0,2% del BCE).

Hay que tener en cuenta que debido a la extraordinaria inundación de dinero por parte de la inmensa mayoría de los bancos centrales (20 en todo el mundo desde diciembre de 2014), hoy día la mayor parte de las inversiones ofrecen muy poca o nula rentabilidad. Desde las nuevas medidas del BCE, la rentabilidad negativa ha alcanzado ya a muchos países de la zona euro (incluido Irlanda a partir de marzo) y hoy día hay ya 1,9 billones de euros invertidos en deuda pública con interés negativo). Además, el riesgo de deflación y la incertidumbre global empuja a los operadores financieros a ser cautos con las inversiones, puesto que si se produce algún shock importante o los precios bajan mucho, siempre será preferible estar invirtiendo en activos de renta fija (que te aseguran el rendimiento, aunque sea levemente negativo). En definitiva: mejor perder un poco de dinero que perder grandes cantidades.


Aunque el inversor financiero salga perdiendo frente al Estado porque le pagará algo de dinero, volviendo a vender el título de deuda pública puede hacer que finalmente gane dinero. Y como el BCE se ha comprometido a comprar 1,14 billones de euros en menos de dos años en títulos privados y públicos, el negocio está asegurado. En nuestro ejemplo, el banco pierde 20 céntimos porque se los paga al Estado, pero es que si el precio del título de deuda pública aumenta, y pasa por ejemplo de 1000 euros (precio inicial) a 1001 euros y lo vende, el banco ganará con la venta 1 euro. El resultado final es que ganará 80 céntimos (1 euro de ingreso por la venta, menos 20 céntimos que pierde frente al Estado). Por lo tanto, es correcto decir que los inversores pagan por comprar deuda pública al Estado español, pero cuidado con pensar que con ello pierden dinero, porque lo acaban ganando revendiendo los títulos al BCE.


En conclusión, aunque las citadas palabras del presidente del gobierno son ciertas, no lo es que esta nueva noticia se deba a la gestión del gobierno (ya que se debe a las políticas expansivas de los bancos centrales, en particular la del BCE) ni que los inversores necesariamente estén perdiendo dinero por colocar su dinero en deuda pública, como podría deducirse erróneamente de la frase en cuestión.

  Eduardo Garzón es economista
 
Carlos Martínez, Consejo Científico de Attac y de Alternativa Socialista.
* Crónica agradece a los autores por media de la FEC que compartan su opinión con nuestros lectores

Tags: , , , ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: