Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

Ojo con 2016. Artículo de Juan Torres

Es indudable que la economía española se ha recuperado, pero lo hace con menor fuerza de lo que se dice y basándose en motores que impedirán que siga así durante mucho tiempo.
Se exagera la recuperación al medirla con un PIB que tiene trampa. Este indicador se calcula multiplicando la cantidad total de bienes producidos por los precios, pero no por los de cada año sino los de un año fijo, llamado año base. El que se toma ahora es 2010 y como desde entonces los precios han bajado, resulta que el PIB actual medido a precios de ese año aparece con un valor mayor del que realmente tiene si se mide con los precios de hoy día.
La prueba de su debilidad es que la recuperación apenas lleva creación efectiva de empleo. No aumentan las horas trabajadas, baja la masa salarial y se siguen destruyendo puestos de trabajo: 114.300 de enero a marzo. Además, por cada incremento de un euro respecto a 2013 en el PIB de 2014 la deuda aumentó en más de siete, algo materialmente insostenible.
La recuperación se basa en la ayuda del Banco Central Europeo, en la caída de los precios del petróleo, en la mano mucho más abierta del gobierno en materia de gasto público y en la difusión de expectativas favorables buscando que se autocumplan. Pero hay mucho de ciclo político en eso, es decir, alegría preelectoral que genera el mayor déficit de la zona euro y quinto del mundo. Y no aumenta solo la deuda pública. Incluso el presidente del BBVA dice que "estamos viendo ya los comienzos de una expansión del crédito indebida".
De los dos motores que pueden hacer que funcione una economía (los beneficios impulsando la inversión y el empleo) o los salarios (aumentando la demanda, las ventas, el beneficio y el empleo) se ha puesto en marcha el primero pero la mayoría de los estudios científicos indican que en España es el que tienen mucha menor potencia.
Sin un cambio profundo de políticas en Europa y en España, en 2016 (pasadas las elecciones) la economía se vendrá abajo, aunque culparán de ello al cambio en la situación política y a los partidos emergentes.
El nuevo Gobierno andaluz (que debería formarse cuanto antes) ha de ser prevenido y no dejarse llevar por quienes hasta ahora se han equivocado siempre en sus predicciones. Sería desastroso que actúe como si cabalgáramos a lomos de una recuperación cierta e imparable. Hay que protegerse frente a un nuevo latigazo de crisis, de efectos quizá peores, reforzando el mercado interno y el ingreso endógeno apropiándonos de más valor añadido, y con un plan de protección social que garantice el empleo y no se limite a dar ayudas sin contraprestación productiva.

Juan Torres López
– Consejo Científico de ATTAC España
* Crónica agradece al autor poder compartir su opinión con nuestros lectores
Tags: , , ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: