Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

La estrategia por asalto artículo de Hugo Martinez Abarca


Hace casi un mes asistí a un acto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid que venía a ser una puesta de largo de Ahora en Común. Iba más que nada como observador, a escuchar bastante y hablar un poco menos. Allí me encontré con muchos amigos y compañeros: desde algunos compañeros del grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid a gente con la que compartí organización política durante muchos años pasando, claro, por compañeros de Convocatoria por Madrid, mi actual organización. Todos ellos compañeros, fundamentalmente, porque son gente que lucha por aprovechar las grietas para cambiar el país y democratizarlo para que nuestro pueblo viva con más libertad y justicia. También, claro, había una inevitable cuota de oportunistas desplazados a los rincones. Y, lo peor de todo: algún periodista. Especialmente uno de ellos, de eldiario.es, que me preguntó a la salida qué pensaba sobre Ahora en Común, las posibilidades de confluencia de los distintos espacios de emancipación… Le contesté, con toda sinceridad, que era un mar de dudas, que por primera vez desde que empezó este histórico ciclo electoral tengo inmensas dudas sobre cuál debería ser el siguiente paso en las circunstancias dadas para conseguir el objetivo: aprovechar las próximas elecciones generales para traer el cambio al país. "¿Por qué no nos escribes un artículo sobre eso?", "¿Sobre que no tengo ni idea?", "Sí". Suelo escribir con bastante rapidez, pero esa propuesta de artículo me lleva rondando la cabeza estas semanas porque la dificultad del momento me lleva incluso a no tener mucha idea sobre por qué no tengo ni idea. Intentémoslo.
Hay un puñadito de certezas bastante simples. A saber:
  • La posibilidad de que la crisis de régimen se transforme en cambio político emancipador se sembró en el 15M y su traslación a la política institucional tuvo que esperar al ciclo de elecciones que empezó con las europeas de 2014, tres años después.
  • En esas europeas nadie leyó (mejor dicho: nadie consiguió llevar a la práctica esa lectura) las posibilidades político-institucionales sembradas por el 15M salvo el grupo liderado por Pablo Iglesias que fundó Podemos.
  • Eso trastocó (para bien) el sistema de partidos en España y dio al ciclo electoral las posibilidades que muchos habíamos teorizado pero que no parecían concretarse.
  • Pase lo que pase, 2016 va a ser el año de la reconstrucción política del cambio, dado que ninguna de las grandes fuerzas políticas en las que hay actores de cambio puede mantenerse en su forma actual. IU no puede sobrevivir a este ciclo como si no hubiera pasado nada. La estructura de partido de Podemos parece pensada para el ciclo electoral y, sea cual sea su desenlace, habrá que pensar nuevas estructuras para la siguiente fase, la que sea. Es decir, en 2016 iremos a una (o varias) nueva fuerza política incluso aunque su nombre no sea nuevo.
  • El cambio es más fácil si los actores de cambio van remando juntos en la misma dirección; el cambio es más difícil si entre los remeros se cuelan quienes siempre que pueden dificultan y obstaculizan el cambio y tienen acreditada su capacidad para frenar y emponzoñar todo avance.
  • El ciclo electoral (la posibilidad de cambio institucional) se puede cerrar en otoño con el momento cumbre, las elecciones generales, ya sea porque gana el cambio, ya porque es derrotado. Hay otra posibilidad y es que la suma de resultados electorales (municipales, autonómicas y generales, más la crisis abierta en Cataluña) suponga una inestabilidad institucional tal que haya "prórroga" y que se mantenga el ciclo electoral un par de años con hipotética repetición de elecciones generales.
  • Este último factor es el fundamental para explicar las dudas. Durante todo este proceso estaban claros los objetivos estratégicos (unidad popular para facilitar el cambio) y en función de ellos se imaginaba la táctica más oportuna. Pero estamos a semanas de la batalla crucial. Y en el desenlace de una crisis desaparecen el medio y el largo plazo: táctica y estrategia se fusionan e incluso se diluye la cuestión de si estamos en una guerra de maniobra o en una guerra de trincheras pues en cualquiera de ellas la última batalla se gana por asalto, aunque fuera fruto del desgaste. A eso se añade que en esas situaciones críticas de urgencia no resulta sencillo apelar a una gran reflexión colectiva (que tiene que haberse dado antes) por lo que resulta extremadamente difícil influir en giro alguno de rumbo sin estar remando contra el cambio o, es lo mismo, a favor de quienes nos han saqueado.
A mediados de junio escribía un artículo ( Partido orgánico, confluencias y marcas) sobre las posibilidades que veía de que los actores de cambio remen juntos. Situaba dos puntos que generarían dificultades pero que si se superaran facilitarían muchísimo el camino. Uno, el más grave y relevante pero curiosamente el más desapercibido, que no se producirá un encuentro si ello significa que haya que aceptar como remeros a quienes usan siempre el remo como palo que meter en la rueda. Otro, objetivamente muy secundario pero que emocionalmente aparece como gran límite, que la marca, el nombre del barco, no fuera sólo Podemos aunque sí incluyera Podemos por motivos no esencialistas sino instrumentales. Ambas ideas aparecían antes en una importante entrevista en eldiario.es a Juan Carlos Monedero. Escribí ese artículo pensando que en el corto plazo era imposible superar esas dificultades (por distintos lados) y creo que me equivoqué. La pregunta que hizo Podemos a los inscritos en su web (y respondida muy mayoritariamente a favor) abre el camino a confluencias heterogéneas (por provincias, comunidades autónomas…) sin limitarlo ya a nacionalidades históricas y con apertura de la marca a ese Podemos-lo que sea. Ese paso fundamental coincide con el análisis que hacía la lúcida dirigente de IU Lara Hernández en otra entrevista: hablando de formas de encuentro territorialmente heterogéneas y situando como secundarios los aspectos instrumentales (forma jurídica y marca,entre otros). En algunos de esos territorios sería importante que el diálogo se hiciera con todos los actores (muchos y muy diversos) que ya han formado candidaturas de unidad popular en algunos casos muy exitosas. Sería un despilfarro tonto dificultar, por ejemplo, que Manuela Carmena juegue un papel activo por el cambio en la campaña de las generales y eso se conseguirá si los actores de Ahora Madrid evitan competir en esas elecciones.
Este recorrido (mucho más rápido por todas partes del que podíamos suponer) sitúa en lo posible lo que hace pocas semanas parecía dificilísimo. Asimismo el desarrollo y resultado de las primarias de Podemos pueden haber situado antiguos temores en actuales oportunidades. Y, aunque fuera infructuosa, la llamada de Pablo Iglesias a Alberto Garzón ofreciéndole participar en su lista (y el agradecimiento personal de éste) supone un reconocimiento claro de que el cambio se construye con gente que hoy no está en Podemos ni camina de la mano de Podemos hasta ahora. Son meros gestos pero acercan la posibilidad del encuentro. Ocurre que los acercan muy despacio habiendo mucha prisa. Quizás en septiembre se aceleren pero, en el peor de los casos, seguro que ayudan a que esa reconstrucción de los espacios políticos que habrá en 2016 sea mucho más unitaria.
¿Y Ahora en Común? Como mero observador, creo que Ahora en Común es una exitosa forma de poner nombre a un clima, a una propuesta difusa pero compartida, que viene a representarse en ese "poner a los actores de cambio a remar en la misma dirección". Mi impresión es que sería un error pretender hacer de Ahora en Común un sujeto político, una estructura estatal que buscara la confluencia por correlación de fuerzas y mediante una suerte de negociación. Además le supondría un coste prescindible de energías y tiempo blindarse ante los jetas que siempre aparecen para parásitar o matar las posibilidades de avances. Ese clima es real y necesitamos que sea un clima ilusionante, que no conduzca a la meñancolía. Pero sobre todo necesitamos, si queremos que salga bien y que ayude al cambio, que ese clima no sea contra Podemos. Vale mucho la pena ver la intervención de Luis Alegre cuando Javier Gallego le atracó en aquel acto de Ahora en Común para entender que la dificultad no está en que Podemos esté contra ese clima sino que lo complejo es encontrar el camino para remar juntos y que todos nos atrevamos a dar los pasos imprescindibles para nuestro pueblo, que, muchas veces (doy fe) pueden ser vitalmente duros.
Tanto tiempo pensando un artículo, un texto tan extenso, para no llegar a prácticamente ninguna conclusión, sí. Pero al fin y al cabo era la premisa con la que aquel periodista de eldiario.es me planteó este artículo: escribe sobre eso, sobre que no tienes ni idea. Apenas sé que hay poco tiempo, grandes aspiraciones. De aquel acto de Ahora en Común me quedo con una idea de Pablo Soto, concejal de Ahora Madrid: el cambio se da cuando la ilusión logra un desborde popular incontrolable por la candidatura. Es lo que ocurrió con Podemos en las europeas y con Ahora Madrid en las municipales en los últimos días de campaña y en ambos casos fue fruto de lo sembrado hasta entonces. De aquí a finales de septiembre es difícil pero posible sembrar para remar juntos hacia el cambio que necesita nuestro pueblo. Y conseguiremos acabar remando juntos si mientras lo intentamos no nos sacudimos remazos en la cabeza sino que usamos nuestros remos (mayores o menores) para avanzar fraternalmente hacia el cambio. Y para ello es fundamental partir de que ante esta decisiva batalla no caben las anteriores disyuntivas ni aquello de que lo imposible sólo tarda un poco más porque justo lo que no tenemos es tiempo.
    (*) Hugo Martínez Abarca es autor del blog Quien mucho abarca.

    * Crónica agradece al autor poder compartir con nuestros lectores sus opiniones.
    Tags: , ,
    Pulsa aquí para compartir en Facebook
    O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

    Publicat per

    Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

    No hay comentarios: