Notícies de Camp de Túria
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria.... - àrea d'Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió

Erotismo para Nochevieja desbordante por Vicente Gascón

Si en tu fiesta de Nochevieja se ha ido caldeando el ambiente y necesitaseis digerir el alcohol antes de conducir, aquí os paso unos inocentes jueguecitos que os harán grata la espera.

El sexo en grupo puede ser excitante, pero la principal experiencia que produce es calma, es más sensual que sexual. Casi nunca se pasa de las simples caricias con la otra pareja, los participantes son libres para fijar los límites de acuerdo con sus sentimientos y sus reservas.




Se comienza compartiendo la desnudez tomando un baño u ocupándose cada uno de desnudar a su acompañante. Una vez desnudos, se abandonan completamente y charlan. De modo natural, poco a poco, comenzarán a acariciarse y hacer juegos eróticos de la forma más delicada, con masajes, caricias, besos, pasando al coito de forma natural y sin precipitarse.

Algunas sugerencias, que aunque los textos orientales siempre dan prioridad a que sea el hombre quien se comparta con varias mujeres, vosotros podéis hacer todas las combinaciones posibles:
La unión

El hombre hace el amor al mismo tiempo con dos mujeres que le aman por igual. Requiere un gran control de sí mismo por parte del hombre, que ha de asegurarse de que ambas mujeres llegan al clímax.

La postura de los peces que se devoran mutuamente

Los textos chinos describen una postura erótica propia del Juego Secreto que recibe el nombre de Los Peces que se devoran Mutuamente. Consiste en un ejercicio de generosidad, creado para satisfa¬cer por completo a todos los participantes. Citamos a continuación un antiguo texto, que se refiere en particular a los beneficios terapéuticos de esta for¬ma de hacer el amor:

Las dos mujeres se tienden en la posición más normal para realizar la unión sexual: una mujer de espaldas y la otra encima de ella, de manera que sus dos Lugares de Placer entren en contacto. Ambas se abrazan estrechamente, frotando con pasión sus Grutas, hasta que sus labios inferiores se abran por sí mismos, como las bocas de los peces al tragar las plantas acuá¬ticas mientras nadan.

El hombre se arrodilla entre sus muslos, esperando a que ambas mujeres se hallen muy excitadas y se aproximen al clímax. Luego, separa sus Grutas de Placer con una mano e introduce el Tronco de Jade entre ellas. Así, ambas mujeres se benefician cuando él se mueve adentro y afuera. Este método de hacer el amor es muy agradable y benéfico, pues ayuda a fortalecer los tendones y los huesos, duplicando al mismo tiempo la potencia. También cura las dolencias fisiológicas y psicológicas. La postu¬ra recuerda al pez que juega entra las plantas acuáticas, tragán¬dose lo bueno y expulsando el agua sucia.
“Existe una posición conocida como La danza de las dos fénix hembras, que se adopta en el amor entre un hombre y dos mujeres. Él dirá a una de ellas que se eche de espaldas y a la otra que se siente sobre la primera. La mujer que se encuentra debajo levanta las piernas, mientras que la otra las abre, de manera que sus dos Puertas de Jade entran en estrecho contacto. El hombre se arrodillará entonces ante ellas, De esta manera, penetrará, una tras otra, ambas Puertas de Jade”.

Dos fénix hembras danzando

 
En esta postura, el hombre hace el amor simul¬táneamente con dos mujeres. Una de ellas se echa boca arriba, con las piernas abiertas y levantadas. La segunda se acuesta sobre ella, alzando sus pier¬nas y abriendo los muslos, de manera que ambas Puertas de Jade quedan próximas la una a la otra. Las dos mujeres hacen el amor entre ellas, mientras el hombre se arrodilla entre sus muslos separados y entra en cada una de las Puertas de Jade.

El ave de la selva

El hombre se pone en cuclillas o se sienta sobre la cama, mientras que su compañera estira las pier¬nas, dándole la cara. Una asistente ayuda a insertar el Tronco de Jade en la Puerta Preciosa de la com¬pañera, colaborando para que sus cuerpos se vean. De pie o sentada detrás, la segunda mujer intensifi¬ca los movimientos de la primera, empujándola ha¬cia adelante y hacia atrás. Esta postura produce un gran placer.

El rebaño de vacas

 
El hombre hace el amor con varias mujeres simultáneamente. Existen otras variantes (la unión de varias cabras, la unión de un rebaño de ciervos, la unión de un elefante-toro con muchas hembras, que se celebran en el agua), todas las cuales constituyen imitaciones por parte de seres humanos de los animales citados.

Vicente Gascón García
Psicólogo especialista en sexología
Puedes conocer más sobre él en estos enlaces.
www.espaiterapeutic.com
http://espaiterapeutic.blogspot.com/
https://www.facebook.com/#!/vicentegasgar
http://esculturarteobjeto.blogspot.com.es/
* Crónica agradece al autor que comparta sus opiniones con nuestros lectores

Tags: ,
Pulsa aquí para compartir en Facebook
O pulsa en el Me gusta de bajo para decirnos que te gusta

Publicat per

Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes

No hay comentarios: